Cómo utilizar el cepillo dental:

  • 3 veces al día unos 3 minutos cada vez.
  • Cepillo de dureza media y aplicar sin hacer mucha presión.
  • Cambio del cepillo cada 3 meses.
  • Inclinar el cepillo de manera que los extremos de las cerdas penetren en la zona terminal de la encía y masajear.
  • Repetir el procedimiento para cada grupo de dientes que abarque el cepillo.



Hilo de seda:

  • Sí y diariamente para evitar caries y enfermedades periodontales.
  • Introducir y deslizar por debajo de la encía unos 3 mm para eliminar las bacterias.
  • En cada espacio debe limpiar ambos dientes.
  • Usar entremedio de todos dientes incluso en los extremos.



Colutorio:

  • Recomendable mínimo una vez al día, antes de ir a dormir.
  • Mantener un minuto en boca y luego escupir y no volverse a enjuagar con agua.
  • Ideal con triclosán.



Pasta dentífrica:

  • En pacientes periodontales una buena elección es una que contenga triclosán y flúor.



Cepillos Interdentales:

    Recomendables en pacientes con espacios interdentales abiertos. El tamaño adecuado en cada espacio interdental es aquel que hace que no penetre muy forzado pero sí con cierta resistencia. Mango largo en zonas posteriores para facilitar su aplicación.



Hilo dental tipo Super-floss:

    Necesario en casos de pacientes con ortodoncia, retenedores fijos y prótesis fija sobre dientes o implantes.
  • Presenta dos extremos, siendo uno de ellos de más rigidez y una zona intermedia similar a una esponja.
  • El extremo rígido actúa de guía y se introduce por debajo de retenedores, arcos o prótesis.
  • La porción esponjosa debe deslizarse hasta los dientes o implantes y arrastrar la placa bacteriana adherida.